6 ideas para crear un salón vintage

¿Enamorada del estilo vintage? Ahí van unas cuantas ideas y consejos para conseguir un salón vintage de diez. La envidia de todas tus visitas y el espacio de tu hogar más instagrameable a partir de ya. ¡Toma nota!
Publicado por Marta Parareda · 9 de junio de 2024
6 ideas para crear un salón vintage

Primero de todo has de tener muy claro que es vintage, para no caer en la trampa de llenar tu salón de antigüedades o de piezas retro, que poco tienen que ver con este estilo que buscas. El estilo vintage data de mediados del siglo XX, por aquellos maravillosos años 50 y 60. Si es más antiguo, estaremos hablando de antigüedades. Mientras que si es un producto nuevo, pero con aspecto vintage, es lo que denominamos retro.

Además, la decoración vintage debe incluir alguna pieza de diseño de renombre, ser de gran calidad y aportar algún valor añadido a la estancia. Sabiendo eso, vamos a decorar el salón.

1. Piezas recuperadas, pero seleccionadas

En un salón vintage debe haber algún mueble recuperado de esos años 50. No estamos hablando de llenar todo el salón de piezas recuperadas y que éste parezca la tienda de un anticuario. Lo suyo es incluir algún mueble que destaque y al mismo tiempo cohabite con tus otros muebles más modernos.

Son geniales aquellos muebles que tienen que ver con antiguos oficios. Como archivadores, buros, escritorios antiguos o cajoneras, por ejemplo. A las que les darás una nueva vida y una nueva función.

Esa combinación entre muebles actuales y piezas seleccionadas son las que crearán el salón vintage perfecto.

2. Sofá Chester o con estampado floral

Uno de los sofás estrellas para un salón vintage es sin duda un sofá Chester. Ese asiento de cuero desgastado queda genial en cualquier salón, aportando un aire de rudeza y estilo a  partes iguales.

El estilo vintage es un estilo romántico al que los estampados florales le van muy bien. Así que también puedes tapizar un sofá con un tejido floral o, si buscas algo más sutil apostar, por una butaca o los cojines.

Al estilo vintage le encantan los diseños de autor. No descartes, si tu economía te lo permite, incorporar alguna pieza icónica, como una butaca Paimio de Alvar Aalto, una butaca Barcelona diseñada por Mies van der Rohe y Lilly Reich, o una original Butterfly que, aunque data de 1937 sigue siendo un imprescindible del diseño. Con cualquiera de ellas puedes crear un precioso rincón de lectura, con mucho estilo y encanto, en tu salón.

3. Lámparas metálicas

La iluminación de un salón vintage debe ser cálida y acogedora. Aquí también puedes optar por piezas de diseño icónico o por lámparas más normalitas. Eso sí, las metálicas son las preferidas de este estilo. Tanto en sobremesas, como en colgantes, como en lámparas de pie que situarás junto al sofá para iluminar la zona de descanso.

4. Colores vibrantes

Aunque es bueno que la base de la decoración sea neutra y de tonos claros, al estilo vintage le gustan los colores. No descartes incorporarlos en detalles, como algún cuadro llamativo, alguna lámina de un anuncio antiguo, muy propio de los años 50 y 60, en cojines o algún mueble colorido.

5. Papel pintado para destacar una pared

Al estilo vintage le gustan las flores, así que destacar una de las paredes del salón con un papel pintado floral le dará un aire muy romántico al salón. Otra opción son los estampados geométricos más psicodélicos, quizás más propios de los 70, pero que también se ajustan al estilo vintage. 

Eso sí, no abuses de estos estampados tan potentes. Dosifícalos. Sino tu casa en lugar de tener un estilo vintage sofisticado y contemporáneo parecerá retroceder en el tiempo, a tu infancia o más atrás.

6. Otros detalles decorativos vintage

Después solo queda incorporar algunos detalles decorativos que transportarán tu salón a otra época con estilo y elegancia. A esa que tanto quieres. Piensa en una máquina de escribir antigua en la estantería del salón o en usar varias maletas de cuero desgastadas como mesa de centro, por ejemplo.

¿Te gusta esta idea para tu casa?
Te ayudamos a hacerla realidad
Empezar
¿Quieres decorar tu casa y no sabes por dónde empezar?
Vive la experiencia de tener tu propio diseñador de interiores desde 36 €. Disfruta de nuestro servicio 100% online, realizado en 3D y con asesoramiento profesional.