8 muebles y accesorios que no pueden faltar en un comedor pequeño

Un poquito de ingenio y tener muy muy claros los usos que le das al comedor son los ingredientes imprescindibles para decorar esta zona de tu casa y hacer de ella un espacio funcional y bonito que invite a alargar las sobremesas. Hazte las siguientes preguntas; ¿cuántos sois en casa ¿Utilizas el comedor a diario? Además de para comer, ¿usas la mesa de comedor para trabajar? Los peques, ¿se sientan allí a dibujar? ¿Te gusta reunirte con amigos y sacar los juegos de mesa?
Publicado por Margarida Muñoz · 18 de diciembre de 2023
8 muebles y accesorios que no pueden faltar en un comedor pequeño

Piensa en todos estos detalles para planificar el espacio, busca que el mobiliario se adecúe a tus necesidades y a las dimensiones y repite, de nuevo, nuestro mantra deco para espacios pequeños: “tener un comedor pequeño no implica renunciar a nada”.

Ahí va un listado del mobiliario y equipamiento imprescindible para un comedor pequeño.  Intenta adecuarlo a tu espacio y, si tienes alguna duda concreta, ¡háznosla llegar!

1. Una mesa redonda 

Ocupan menos que las rectangulares, cuadradas u ovaladas, por lo que las mesas de comedor redondas funcionan especialmente bien en los pisos pequeños:  las líneas curvas despejan las zonas de paso, aligeran visualmente el espacio y, al no tener esquinas, ¡te ahorrarás algún que otro golpe!

Ten en cuenta los siguientes números: si vives sola o en pareja, con una mesa de 70 cm de diámetro tendréis más que suficiente.  Si tienes un poquito más de espacio y te haces con una mesa que cerrada mida 90 cm, podréis sentaros 4 personas a su alrededor.

2. Hazte con un modelo extensible

Algunas de estas mesas funcionan con extensores y otras, simplemente, permiten plegar uno de sus costados para que puedas apoyarla en la pared si lo necesitas por cuestiones de espacio.

3. Sillas: mejor sin reposabrazos y con estructura ligera

¡Y que no vayan a juego con la mesa!  Los tradicionales conjuntos de mesa + sillas tienen demasiado peso visual. Opta por un modelo con una estructura sencilla y el respaldo sin tapizar.  Si te gusta la idea de hacer un comedor monócromo -por ejemplo, todo en roble o todo en blanco- añade alguna textura: puedes escoger sillas con el asiento tapizado y el respaldo en ratán trenzado en cannage, por ejemplo.

4. Un mantel de lino blanco

El imprescindible para vestir la mesa en un comedor pequeño. El lino es un tejido orgánico, resistente, duradero y de rápido secado. A nivel estético, es fresco, liviano y su textura aportará dinamismo al acabado liso de la mesa de comedor. El blanco aportará luz y hará que la mesa se vea más ligera. Combínalo con salvamanteles en yute para potenciar el efecto natural.  Quedará precioso, ¡palabra!

5. Un banco como asiento auxiliar

Busca algún rinconcito en el que puedas colocar un banco sin respaldo de madera natural. La idea es incorporar un auxiliar versátil que te proporcione un pequeño espacio de almacenaje y que, además, te sirva de asiento auxiliar en caso de necesitarlo en alguna ocasión.  Este tipo de mueble es muy muy versátil, por lo que si en algún momento quieres llevártelo a otra estancia, podrás adaptarlo muy fácilmente.

Otra opción, si la mesa es rectangular, es sustituir dos de las sillas por un banco apoyado en la pared.  ¡Por cierto!  A la hora de escogerlo, ten en cuenta la medida de largo: una vez colocado, debe quedar dentro del límite que marcan las patas de la mesa.

6. Una lámpara suspendida sobre la mesa

¡No prescindas de ella! Las lámparas sobre la mesa de comedor tienen una doble función. La primera es la de generar una luminosidad homogénea y focalizada sobre toda la superficie de la mesa sin que se generen sombras incómodas. La segunda es añadir un toque de estilo al comedor con un elemento que, además de convertirse en el punto focal de este área, te ayuda a zonificar y a separar visualmente el comedor del salón cuando comparten espacio.  

Cuando el comedor es pequeño, lo ideal es colocar una lámpara suspendida que tenga la pantalla transparente (de cristal, por ejemplo) o calada (de bambú, por ejemplo) para que haya continuidad visual entre un lado y otro de la mesa de comedor.

7. Un mueble de almacenaje

Probablemente vas a necesitar un espacio para guardar.La recomendación aquí es que escojas un mueble visualmente ligero. Puedes optar por un mueble bajo, como un aparador: al dejar libres las paredes a la altura de los ojos, verás el espacio despejado y ganarás sensación de amplitud.  Si prefieres colocar un mueble más alto, como una alacena, opta por un modelo con las puertas transparentes (acristaladas o con malla de gallinero) para aligerar el peso. Escógelo del mismo color que la pared para neutralizarlo.

8. Un poquito de verde

Introduce en algún rincón una planta grandecita (según las posibilidades del espacio) y colócala en un cubremacetas de yute. Busca una especie que se adecúe a las condiciones climáticas de tu casa y que tienda a crecer más en altura que a abrir sus hojas a lo ancho: las Sansevierias, las Arecas, las Dracaenas y las  Euphorbias son algunos ejemplos. 


¿Te gusta esta idea para tu casa?
Te ayudamos a hacerla realidad
Empezar
Vive la experiencia de tener tu propio diseñador de interiores
Desde 36 € puedes disponer de un diseñador de interiores exclusivo para ti que diseñará tu casa según tus gustos y presupuesto. ¡Y compra todos los muebles en un solo clic!