¿Tienes un salón pequeño? No te preocupes, inspírate en estos diseños

El salón es una de las estancias más importantes de un hogar. Es donde se pasa el mayor tiempo, donde se socializa, donde uno se relaja. Pero no todo el mundo tiene la suerte de contar con un extenso salón, y se ha de conformar con uno más bien pequeño. Lo cual no significa que no pueda tener encanto. Hay ciertos trucos para que un salón de pocas dimensiones luzca de maravilla y parezca mucho más grande de lo que es. Mira estos ejemplos.
Publicado por Marta Parareda · 27 de octubre de 2022
¿Tienes un salón pequeño? No te preocupes, inspírate en estos diseños

Antes de ponerte a decorar, has de pensar muy bien la distribución que utilizarás para maximizar el espacio, elegir los muebles adecuados para evitar que el salón parezca abarrotado, y sobre todo, que esos pocos muebles sean funcionales, optar por una buena iluminación y por objetos decorativos que potencien el espacio.

Delimita el espacio del salón con separadores ligeros

Si el espacio del salón es compartido con otras estancias de la casa, es bueno separar las zonas de alguna manera. Con una estantería que actúe de separador o incluso con una cortina. Pero nada tupido u opaco. Debes buscar la sensación de amplitud. Por tanto, usa estanterías abiertas y ligeras o algún tipo de separador translúcidos que dejen pasar la luz.

 

En este proyecto se ha querido separar el salón del comedor sin cerrarlo. ¿La solución? Estas preciosas estanterías negras, fabricadas en metal y madera. Foto: Livitum

Apuesta por el minimalismo y tonos neutros

Los metros cuadrados son los que son, pero siempre puedes jugar con la ilusión óptica para tener la sensación de que el espacio es mucho más amplio. Utiliza tonos claros para las paredes, tipo blanco, beige o grises claros. Y apuesta por el minimalismo. Con ello queremos decir que no pongas más cosas de las que necesites. Un espacio ordenado, limpio y despejado siempre dará más sensación de amplitud que uno abarrotado de muebles innecesarios. 

Utiliza también los tonos claros para los muebles. Y si optas por la madera, que ésta sea clara, como en el estilo nórdico. Una estancia puede resultar muy cálida y acogedora utilizando tejidos y materiales naturales, como cestas, lámparas de mimbre o de rafia y alguna que otra planta.

Un truco que no falla es optar por sofás y asientos a los que se les vean las patas, puesto que ese espacio de debajo le aporta ligereza al lugar y todo parece mayor.

La madera tiene todo el protagonismo del diseño de este salón de estilo rústico realizado por Livitum. Foto: Livitum 

Focaliza la atención con decoración llamativa

Al empezar a decorar un salón, es fundamental empezar por una de las piezas principales. Normalmente el sofá. Y, a partir de ahí, decorar el resto de la estancia. 

Aunque es recomendable utilizar tonos claros en paredes y muebles, por aquello de que la habitación parezca más grande, también es importante focalizar la atención de la sala con un elemento llamativo. Puedes optar por un sofá de un color potente, elegir unas sillas de diseño que centren todas las miradas o aprovechar las bonitas vistas del jardín potenciando las ventanas. Sitúa el sofá frente a ella, no corras las cortinas, si no es necesario, y encuádrala  con un par de plantas lo suficientemente altas para que destaquen.

En este diseño realizado por Livitum se ha creado un estilo clásico renovado. ¡Mira el proyecto! Foto: Livitum

Aprovecha los techos altos con decoración vertical

Si tienes la suerte de contar con techos altos, debes potenciarlo. Utiliza una decoración que resalte esa altura, con cuadros casi hasta el techo, plantas estilizadas o una lámpara de arco que, además te proporcionará esa luz tan necesaria para ampliar ópticamente el espacio.

En ese sentido, apuesta por lámparas de aspecto ligero. Metálicas, delgadas y estilizadas. No queremos que el espacio se vea ocupado por una gran pantalla que ocupa mucho y oculte lo que tiene detrás.

Olvídate de colocar cuadros pequeños. Aunque los muebles han de ajustarse al tamaño de la estancia, la decoración de las paredes es mejor que sea llamativa y grande, para que se convierta en el punto focal de la habitación.

En este pequeño salón la fuerza y la vitalidad nos la proporcionan los colores cálidos que encontramos en la alfombra, los cojines ¡y en los lienzos! Foto Livitum

Muebles bajos y grandes alfombras

En esa idea de engañar al ojo para que todo parezca más grande y tu salón desprenda ese encanto que tanto quieres, la perspectiva es importante. Así que es buena idea optar por muebles bajos, que se sitúen por debajo de la línea del sofá. De esta forma, le darás protagonismo a la pieza principal del salón.

Procura encontrar un sofá que destaque, pero sin estampados. Un color liso o un sofá de piel es una buena idea. Céntralo en una pared y destácalo con un gran cuadro sobre él. El resto del salón llénalo de otros asientos que no ocupen  mucho. Tipo puff, otomanas, pequeñas plantas o mesas rinconeras sobre las que depositar pequeños objetos de decoración.

Y delimita la zona de estar con una bonita y gran alfombra cálida. Contrariamente a lo que puedas pensar, es mejor que la alfombra sea de gran tamaño. Situada en la línea del sofá, dará la sensación que la habitación es mucho más grande de lo que es.

Este salón de estilo industrial diseñado por Livitum desprende una enorme personalidad gracias a un original sofá de cuero marrón de cuatro plazas ¡con ruedas incluidas! Foto: Livitum 
¿Te gusta esta idea para tu casa?
Te ayudamos a hacerla realidad
Empezar
Vive la experiencia de tener tu propio diseñador de interiores
Desde 36 € puedes disponer de un diseñador de interiores exclusivo para ti que diseñará tu casa según tus gustos y presupuesto. ¡Y compra todos los muebles en un solo clic!