Estas 10 cosas deberías tirar antes de que termine el 2023

Echa un vistazo a tu alrededor, ¿localizas cosas que no sabes muy bien por qué están (aún) ahí? Te proponemos revisar tu casa y eliminar todo aquello que no necesites, esté en mal estado o, simplemente, ya no te guste. Aquí abajo te damos 10 ideas para que empieces tu home detox de la forma más sencilla. ¡Vamos!
Publicado por Margarida Muñoz · 27 de diciembre de 2023
Estas 10 cosas deberías tirar antes de que termine el 2023

1. Cortinas de ducha de plástico

Son frías al tacto y se pegan al cuerpo: ¿no es desagradable? Si no puedes -¡o no te gusta!- colocar una mampara de ducha, sustituye la cortina de plástico por otra de algodón o lino. Son súper bonitas, agradables al tacto y tienen un poquito más de peso, lo que hace que se mantengan en su sitio mientras te duchas. Además, van a ayudarte a crear esa sensación de spa que buscamos en el baño. Recuerda: el 2024 es el año del autocuidado.

2. Toallas que raspan

¡Espera, espera, que aún no salimos del baño! Vamos a hacer un repaso del estado de las toallas y a desechar todas las que hayan perdido suavidad.  ¿Hay algo más agradable que salir de la ducha y envolverse en una toalla gustosita? Las de 500-600 g/m2 son estupendas, ¡toma nota!

3. Manteles con manchas que no se van

Las manchas en los manteles hacen muy mal efecto en la mesa. Si lo has probado todo y la mancha no sale, deshazte de él. Si te pasa a menudo, puedes recurrir a un mantel antimanchas. En el mercado existe la opción de comprar mantelerías resinadas con efecto algodón o lino: tendrás la funcionalidad que necesitas con la estética que te gusta.

4. Plantas de plástico (que se nota que lo son)

En el mercado hay plantas artificiales de látex, de tela o de plástico reciclado y, en ocasiones, son tan tan realistas que se hace difícil darse cuenta de que no son naturales. Revisa las plantitas de plástico que tengas en casa y, si tienen bastante tiempo y son poco realistas, sustitúyelas por unas nuevas: notarás la diferencia, ¡prometido!

5. Palabras decorativas

Home, cuisine, kitchen, bath… durante un tiempo nos encantaron y las encontrábamos en todas las casas para buscar un toque dulce en la decoración de las estancias más funcionales. Sin embargo, se trata de uno de esos objetos deco que marcan una época y que luego se ven un poquito pasados de moda. Retiralas y busca otras formas de dar ese toque de calidez al recibidor, la cocina o el baño recurriendo a otros elementos como, por ejemplo, los textiles o la iluminación.

6. Souvenirs que no son importantes para ti

Figuritas varias, imanes y cualquier otro objeto que llegó a casa un día y que ya no has vuelto a mirar nunca más. Pregúntate, especialmente ante un objeto estrictamente decorativo, si tiene algún valor para ti.  Si la respuesta es no, es mejor desecharlo o guardarlo en un lugar no visible (siempre y cuando tengas espacio suficiente para ello).  

7. Ambientadores en stick o velas aromáticas que no te gustan

¿Recuerdas cuando hablábamos de los olores en casa? Dicen los expertos que el olfato es uno de los sentidos que genera mayor sensación de identidad. Siendo así, es importante que te guste el aroma de tu casa y que te identifiques con él. Si has comprado incienso, un ambientador de varillas o cualquier otro tipo de ambientador y no te convence, no lo uses. Busca el aroma que te haga decir aquello de “hogar, dulce hogar” al abrir la puerta de casa.

8. Mantas de cama

A no ser que sean decorativas, sustitúyelas por una funda nórdica: ¡agradecerás el cambio! Los rellenos nórdicos pesan menos y aportan más calor. Para el invierno, escoge una funda de algodón con algún detallito en relieve: visualmente parecen más calentitas y generan una mayor sensación de confort.

9. Pequeño almacenaje de plástico

Cajoneras, cajas, baúles… Se deterioran con el uso y, al verse lo que hay en su interior, generan ruido visual.  Haz limpieza de lo que guardas dentro y, para lo que quieras mantener en casa, busca otro espacio.  Si necesitas ese sistema de almacenamiento, procura que sea con cajas de cartón sin decorar (blancas o kraft) o de fibras naturales.

10. Utensilios repetidos

¡Y este es el cajón de sastre!  Utensilios de servir repetidos, cepillos, bandejas e incluso la vajilla para ocasiones especiales.  Quédate con lo estrictamente necesario: a cambio obtendrás un valioso espacio libre para todas esas cosas que sí usarías pero que ahora mismo no te caben en ningún lado.

¿Te gusta esta idea para tu casa?
Te ayudamos a hacerla realidad
Empezar
Vive la experiencia de tener tu propio diseñador de interiores
Desde 36 € puedes disponer de un diseñador de interiores exclusivo para ti que diseñará tu casa según tus gustos y presupuesto. ¡Y compra todos los muebles en un solo clic!