Decoración de baños: cómo crear un spa en casa

Nervios, estrés, obligaciones, sensación de “no llego”... ¿te suenan estas palabras? ¿Necesitas un descanso? Pues para un momento y regálate un ratito para ti, para pensar en cómo hacer que tu casa se convierta en un lugar en el que bajarte del ritmo frenético de este mundo de prisas para recuperar la calma, recargar las pilas y enfrentarte a la rutina con la mayor energía posible. Para que esto suceda, te proponemos que empieces por convertir tu baño en un auténtico spa.
Publicado por Margarida Muñoz · 17 de octubre de 2023
Decoración de baños: cómo crear un spa en casa

Y no, no es necesario que este sea enorme y que tenga súper bañera con hidromasaje en el centro.  Solo necesitas entrar, echar un vistazo a tu alrededor e introducir algunos detalles para reconvertirlo en un espacio pensado para tu autocuidado físico y emocional.  Aquí abajo te damos algunas pistas sobre cómo hacerlo: te prometemos que están a tu alcance.  Ponte manos a la obra, disfruta del proceso y luego, relaaaaaaax.

Bajo la lluvia

¿No tienes bañera?  No te preocupes, una ducha suave puede ser igual de calmante que tomar un baño.  Solo tienes que sustituir el cabezal de ducha tradicional por otro con algún efecto relajante. En el mercado encontrarás un montón de opciones: los cabezales con efecto lluvia son ya muy comunes y los hay para todos los bolsillos. ¡Por cierto! Cuando vayas a instalarlo, procura que quede un mínimo de 20 cm por encima de tu cabeza.  Haz el siguiente ejercicio: cierra los ojos y céntrate en sentir cómo cae el agua sobre tu cuerpo, intentando notar cada una de las gotitas que tocan tu piel.  ¡Pruébalo! Se trata de un sencillo ejercicio de mindfulness que te ayudará a desconectar de los problemas del trabajo al instante.

Apaga la luz, enciende una vela

Crear una atmósfera de calma es fundamental para que logres relajarte. Uno de los aspectos que más va a ayudarte a conseguirla es rebajar la intensidad de la luz: debe ser muy tenue, la imprescindible para moverte con comodidad. Si cuentas con un regulador, bájala  al mínimo. Lo ideal, sin embargo, es que puedas prescindir de la luz del techo o del espejo y que recurras a la calidez de unas guirnaldas de luz, una lámpara inalámbrica o algunas velas. Puedes colocar una hilera de puntos de luz resiguiendo el perímetro de la estancia o, si tienes una bañera, colocarlas sobre su base.  

Aromaterapia: inhala paz, exhala tensión

Los olores tienen una incidencia directa en nuestro estado de ánimo, por lo que es importante utilizar una fragancia calmante o estimulante en función de la actividad que realicemos en cada estancia en concreto.  En las zonas pensadas para relajarse o descansar, los más adecuados son los aromas de lavanda, sándalo o azahar. Enciende unas velas aromáticas, una varilla de incienso, coloca un ambientador de mikado o un difusor de aceites esenciales: inhala profundamente disfrutando de los olores que desprenden y exhala todas las tensiones del día.  Repite el proceso cuantas veces necesites: la experiencia será muy muy placentera, ¡prometido!

Shhhhhh…

¿Tienes una playlist con música relajante?  Ponla un ratito mientras preparas el baño o la ducha para que te ayude a desconectar.  Cuando estés lista, apágala y date permiso de escucharte a ti misma.  Céntrate en los sentidos -nota el agua sobre tu piel, la textura de los jabones, sus olores…- y disfruta del silencio.

Tejidos envolventes

Al salir de la ducha, envuélvete en un albornoz o una toalla bien mullida de algodón orgánico. Hazlo despacio, recreándote en este momento agradable para alargar el estado de relajación que has conseguido. Vuelve a tu rutina sin prisas.

¿Te gusta esta idea para tu casa?
Te ayudamos a hacerla realidad
Empezar
¿Quieres decorar tu casa y no sabes por dónde empezar?
Vive la experiencia de tener tu propio diseñador de interiores desde 36 €. Disfruta de nuestro servicio 100% online, realizado en 3D y con asesoramiento profesional.